¿Qué ha pasado esta temporada con Claudio Bravo?

Bravo, que salió del Barcelona con el prestigio de encontrarse entre uno de los mejores de la Liga española y también de Europa y del mundo, ha visto como su imagen y fama se ha devaluado sensiblemente en apenas un par de campañas en el Manchester City de Pep Guardiola.

La primera temporada llegó por deseo expreso del técnico catalán, que en cualquier caso también había pujado y demostrado su interés por el alemán Ter Stegen. Por edad -que no por rendimiento- fue el chileno el que acabó recalando en Inglaterra con la misión de apuntalar una posición que a juicio del técnico debía reforzarse al no contar inicialmente con Joe Hurt, titular habitual con Inglaterra y que esa primera campaña fue cedido al Torino (esta pasada temporada contó con los fantásticos servicios bajo palos de un muy interesante Sirigu).

Chile y Brasil en uno de sus últimos partidos disputados antes del Mundial de Rusia’18. La canarinha hizo una fase de clasificación casi perfecta.

Así las cosas, Bravo el año pasado fue titular pero no acabó por convencer. Realizó actuaciones algo irregulares y errores de bulto notables que acabaron por impulsar el fichaje, procedente del Benfica, del brasileño Ederson Moraes. Este año ha sido precisamente este último el titular y Bravo relegado, pese a su veteranía, a una clara y manifiesta suplencia. Este verano es probable que cambie de aires buscando los minutos que esta pasada campaña le han faltado y también buscando recuperar la imagen y calidad que demostró con la Real Sociedad y Barcelona. Y que también ofreció con el combinado chileno, con el que ganó dos Copas América (ambas contra la Argentina de Messi). ¡Esperamos volver a ver al mejor Bravo!

Por desgracia, este verano, tampoco estará en Rusia después de una inesperada e insatisfactoria fase clasificación.


También te puede interesar:

Ya tenemos el primer número en papel de El Guardameta: “Especial Moscú 2018”

Buffon ve como otra vez el sueño de la Champions se desvanece

Los mejores porteros del Mundial de Rusia’18

En nuestro primer monográfico en papel, “Especial sobre el Mundial de Rusia’18”, hacemos un repaso a los mejores porteros del torneo. Incluye, por supuesto, a De Gea, de España, pero también al francés Lloris, el brasileño Alisson Becker, los alemanes Neuer y Ter Stegen (el primero habrá que ver si finalmente va convocado después de estar lesionado toda la temporada desde septiembre) o el costarricense del Madrid Keylor Navas.

(A continuación podéis leer un extracto del artículo que publicamos y que podéis conseguir mandándonos vuestros datos a: revistaelguardameta@gmail.com)


De Gea, Courtois, Alisson, Lloris, Neuer, Ter Stegen… Este Mundial es una gran oportunidad para ver a algunos de los mejores porteros del mundo, que además defienden el marco de selecciones de primer nivel y con claras opciones de ganar el título.

David de Gea:

En Manchester hace siete temporadas que milita uno de los mejores porteros del mundo. Procedente del Atlético de Madrid y ya con 27 años, David De Gea se ha ganado a base de grandes actuaciones estar considerado como uno de los mejores de la Premier. El número de veces que ha dejado el marco a cero supera el centenar, su ascendencia e incidencia sobre el juego es determinante y eso que el equipo -pese a los más de 160 millones de euros invertidos el pasado verano- no ha estado a la altura de las expectativas y ambiciones que se le suponen. Segundos en la Liga quedaron fuera de la Champions en octavos eliminados por el Sevilla. Nombres como Van der Sar o Fabian Barthez han visto como el español ya les supera en número de partidos disputados con los ‘red devils’, solo por detrás en este capítulo -el de grandes porteros foráneos del Manchester United– por una leyenda del club como el danés Peter Schmeichel.

De Gea forma parte del once tipo ideal de esta campaña en Inglaterra por delante de grandes guardametas, que también estarán en el Mundial, como el brasileño Ederson (suplente en su selección) o Lloris, titular y capitán de la selección francesa. De Gea defenderá el marco de un combinado, el español, que va a Rusia para reconciliarse con los grandes campeonatos internacionales después de que en las dos últimas citas no haya estado a la altura de lo esperado. En la Eurocopa no pasó de octavos y en Brasil en 2014 el descalabro fue de aúpa. De Gea en particular ya recogió el testigo de la meta española de otra gran figura, Iker Casillas, en Francia y lo hizo con nota. Por detrás, esperan la oportunidad porteros como el vasco Arrizabalaga o Reina, que presumiblemente vayan de segundo y tercer portero respectivamente.

Lloris, portero internacional y capitán de Francia, en uno de los encuentros con el combinado nacional.

LLORIS
Lloris, por su parte, lleva más de ochenta partidos con su combinado, sesenta de ellos como capitán. Heredó el brazalete tras otro desastre, esta vez en Sudáfrica, con el motín de Anelka, los problemas con el entrenador, la Federación pero también las trifulcas posteriores como la de Nasri hablando de la prensa y denunciando que “escribe mierda”. Los galos han sabido reconducir en los últimos años la situación y recuperar la tranquilidad imprescindible para cualquier conjunto. Parte, aseguran los jugadores, de esta calma se debe precisamente a Lloris, un portero y persona descrita por ellos como “tímido”, introvertido, pero con el suficiente liderazgo para ser el capitán. Pocchettino, su entrenador en el Tottenham, lo sitúa entre los más importantes de la actualidad. Algo en lo que coinciden algunos de sus compañeros en la selección como Pogba, Sissoko o Griezmann. El atacante del Atlético, además de alabar sus virtudes como guardameta, también destaca que se trata de “una buena persona”.

(En próximos artículos ampliaremos este grupo de grandes guardametas. Si queréis leer todo el artículo íntegramente y en papel, solo tenéis que mandarnos vuestros datos a: revistaelguardameta@gmail.com -válida solo para territorio español-).


También os puede interesar:

Nuestras favoritas para el Mundial de Moscú’18

¿Sabías que el primer Mundial se disputó en Uruguay en 1930?

Nuestras favoritas para el Mundial de Moscú’18

Todo Mundial parte con algunas selecciones favoritas, con más opciones que el resto pero también es cierto que muchas o varias de ellas suelen pinchar. Veremos cuáles cumplen con las expectativas y cuáles se quedan en cuartos o incluso antes. En nuestro primer número en papel de “El Guardameta” repasamos las que a nuestro entender salen con más números que el resto para alzar la Copa.

En esta primera entrega, damos algunos apuntes sobre Brasil y Argentina (iremos ampliando la selección en las próximas semanas).

(La revista en papel puede solicitarse por email a: revistaelguardameta@gmail.com)


BRASIL:

Con una fase de clasificación sin sobresaltos y casi impecable, quedó primera de grupo destacada a diez puntos de Uruguay (segunda) y a trece de Argentina (tercera), Brasil acude a Rusia como clara favorita a llevarse el torneo y engrosar su larga lista de copas del mundo (cinco, la única de todas con tantos títulos) y también con el deseo de seguir haciendo grande su leyenda. Es la única selección que nunca se ha perdido un Mundial en su historia.
Aún así todavía se recuerda el tremendo descalabro sufrido ante Alemania en las semifinales celebradas en su país en el pasado Mundial por 1 a 7 (la semifinal con el peor resultado para el equipo anfitrión de siempre) y que es comparable al ‘Maracanazo’: la final perdida contra todo pronóstico en el Mundial de 1950, también celebrado en Brasil, contra Uruguay cuando solo necesitaban un empate en una final celebrada al mejor de cuatro, con España y Suecia también en la contienda.

A este Mundial llegan con pocas dudas y un gran elenco de jugadores. Solo su máxima figura, Neymar, desaparecido de las alineaciones de su equipo, el PSG, en los últimos meses por lesión, genera o abre algún interrogante. A pesar de ello cuenta con jugadores de mucho nivel en todas sus líneas. En un once tipo y con las variaciones que se quiera (con un amplio e interesante banquillo), en la portería destaca Alisson Becker: el de la Roma ha hecho una gran temporada y ya está en la agenda de los clubes más potentes de Europa. En defensa encontramos a los centrales Thiago Silva (PSG) y Miranda (Inter de Milán), más los laterales Alves (PSG) y Marcelo (R. Madrid). El medio es para Cassimiro (R. Madrid), Paulinho (Barça) y Fernandinho (Manchester Citty), y arriba cuenta con Coutinho (Barça), Douglas Costa (Juventus) y Gabriel Jesús (Manchester City). Es un bloque muy equilibrado y con talento, pegada y pólvora de sobras.

ARGENTINA:

Pese a las muchas dudas que genera la selección argentina, especialmente después del terrible y abultado descalabro en uno de los últimos amistosos previos al Mundial frente a España con derrota por 6 a 1, la realidad es que el combinado albiceleste es uno de los grandes favoritos a la victoria final.
Hizo una mala fase de clasificación, por momentos incluso se vio fuera de la cita mundialista, pero a última hora supo recobrar el rumbo y certificar su presencia en el acontecimiento futbolístico más trascendente. Messi, considerado por muchos como el mejor del mundo e incluso como el mejor jugador de toda la historia, se encuentra ante un reto mayúsculo.
Superados los treinta años y aunque reinventado más allá de ser no solo un gran goleador sino también asistente, pasador e incluso lanzador de faltas, no va a tener muchas más oportunidades para ponerle el broche final a una trayectoria surtida abundamente de títulos individuales y colectivos. Éstos, no obstante, sobre todo a nivel de clubes. Con la selección se ha quedado con la miel en los labios en varias ocasiones. Las últimas veces han sido tanto en la final de Copa América perdida en los penaltis ante Chile como en la pasada edición del Mundial, en Brasil 2014, cuando un solitario gol del alemán Götze les dejó a las puertas.
A Messi, en cualquier caso, le acompaña un seguido de jugadores que quitan la respiración. Grandes figuras. El listado de estrellas empieza por Dybala e Higuaín de la Juventus, Icardi del Inter de Milán, y sigue por Di María y Pastore del PSG, Banega del Sevilla, Otamendi y el Kun del Machester City o Garay del Valencia. El equipo aglutina mucho talento aunque de momento no ha encontrado la fórmula para jugar como lo que se adivina que puede llegar a hacer. ¿Darán con el botón en este Mundial? De ser así, son claros candidatos a la victoria final.


También te pueden interesar:

¿Sabías que el primer Mundial se disputó en Uruguay en 1930?

¿Sabías que el primer Mundial se disputó en Uruguay en 1930?

En nuestro primer número en papel de “El Guardameta”, un especial sobre el Mundial de Rusia’18, hacemos un repaso a la historia de este torneo que se disputó por primera vez en Uruguay en 1930 y que ganó el país anfitrión, para después en las dos ediciones siguientes trasladarse a Italia y Francia y verse frenado por la Segunda Guerra Mundial, que canceló o abortó cualquier posibilidad hasta Brasil en 1950. Aquí os dejamos un primer extracto del artículo publicado, que sigue la historia de los Mundiales hasta el de Brasil en 2014.


Los mundiales de fútbol son el mayor acontecimiento del mundo. Superan fácilmente en muchos de los partidos de sus fases finales los 1.000 millones de audiencia, convirtiéndose en el acontecimiento récord por acumulación en sus más de 60 encuentros por delante de otros eventos como los Juegos Olímpicos o la Superbowl norteamericana. Es una fiesta del fútbol que mueve pasiones, paraliza países, es motivo de tertulias infinitas pero también se usa claramente con evidentes fines propagandísticos –así lo ha sido en algunas de sus ediciones a lo largo de la historia- pero también y, sobre todo, tiene un gran impacto económico. También ha dado pie a la aparición de las más diversas y acertadas o desafortunadas mascotas, así como a canciones asociadas al torneo como “La copa de la vida”, de Ricky Martin para el Mundial de Francia’98, o el “Waka-waka” de Shakira para el Mundial de Sudáfrica, de tan buen recuerdo para España con el gol de Iniesta en la final frente a Holanda.

Jules Rimmet, gran impulsor de la organización de los Mundiales de fútbol, poco imaginaba que pudiera convertirse en el acontecimiento deportivo más importante del mundo.

Aquel sueño que tuvo a comienzos del siglo XX el francés Jules Rimmet ha adquirido unas dimensiones y una trascendencia que poco se imaginaría cuando empezó a plantear la posibilidad de la organización de un campeonato de estas características: intercontinental, entre selecciones y con jugadores de fútbol profesional. Este deporte se había incluido por primera vez como olímpico en su quinta edición en Londres en 1908. Pocos años antes en 1904, en París, se había creado la FIFA (Federación Internacional de Fútbol Asociado), que llevaba en su programa -de forma más o menos inmediata- la organización del primer mundial. Éste tuvo que esperar, con la Primera Guerra Mundial por en medio entre los años 1914 y 1918 y el panorama de una Europa devastada durante los años veinte. Al fin, el primer torneo vio la luz y lo hizo en un lugar menos sacudido por las drásticas consecuencias del enfrentamiento bélico. Se organizó en Uruguay en 1930, para desagrado de algunos países europeos que lo boicotearon.
De los 16 países inicialmente esperados solo se presentaron 13 trastocando un poco su organización. Los pretextos ofrecidos hacían mención a los largos viajes en barco de 15 días o lo costoso de todo ello. Ese primer mundial se lo llevó el país anfitrión, siguiendo con los éxitos futbolísticos cosechados en los Juegos Olímpicos de 1924 y 1928 y que la hacían una sede muy coherente, acorde con ese palmarés.
El primer gol marcado en un Mundial lo consiguió el francés Lucien Laurent en el minuto 19 del partido entre México y la selección gala. Ese también fue el primer encuentro, celebrado el 13 de julio de aquel año. La final la disputaron Argentina y Uruguay con un marcador de 4 a 2 favorable a los charrúas.

Imagen de la selección uruguaya durante una de sus primeras participaciones en un torneo. Esta imagen corresponde a los JJOO de 1928.

El Mundial de Mussolini
La siguiente edición, la de 1934, se celebró para gustó e interés de Mussolini, en Italia. Sirvió para mejorar la imagen del régimen, que dicen las malas lenguas, que presionó a jugadores y puede que a árbitros para llevarse la victoria. Se llegó incluso a nacionalizar a cuatro jugadores argentinos y uno brasileño para conseguir el trofeo, que se alcanzó en una victoria de los transalpinos frente a Checoslovaquia por 2 a 1.

También en esa edición el número de participantes fue un poco extraño: nuevamente 13 países, esta vez por el boicot de países sudamericanos como represalia por lo vivido cuatro años atrás. Se presentaron Argentina, Brasil y Estados Unidos. Esta última, por curioso que parezca, había llegado a las semifinales en la edición de 1930, cayendo frente a Argentina por un contundente 6 a 1.
La tercera edición, rompiendo con un acuerdo no escrito que comportaba una rotación entre Sudamérica y Europa como sede, se celebró en Francia. Era 1938 cuando el escenario en el Viejo Continente volvía otra vez a agitarse y empezaba a escucharse el ‘run-run’ de un nuevo conflicto armado con el consiguiente tembleque en las principales cancillerías ante una Alemania gobernada por Hitler que ya había ocupado Austria y amagaba –como así fue- con expandir sus ansias conquistadoras por el resto de Europa. España, en plena Guerra Civil, no se presentó como tampoco lo hizo la propia Austria (fagocitada dentro de la Aunschluss germana). Las naciones sudamericanas, que reclamaban su derecho a celebrarlo en su territorio, se negaron a participar. Solo viajaron Cuba y Brasil. Esta última se recuerda por su juego alegre y uno de sus jugadores, Leónidas, apodado “el diamante negro”.

(Puede leerse el artículo completo en nuestra revista en papel, que se puede solicitar por email en: revistaelguardameta@gmail.com / Iremos también publicando en nuestra web más contenidos)


También te puede interesar:

Ya tenemos el primer número en papel de El Guardameta: “Especial Moscú 2018”

Ya tenemos el primer número en papel de El Guardameta: “Especial Moscú 2018”

Ya tenemos el primer número en papel de la revista de fútbol “El Guardameta”. Un especial sobre el Mundial de Rusia 2018, con un amplio repaso sobre las principales selecciones a ganar el trofeo pero tampoco sin olvidarnos de algunas llamativas ausencias como las de Italia, Holanda o Chile. Además, señalamos quiénes son para nosotros las grandes figuras, estrellas, de este campeonato con un pequeño apunte sobre sus trayectorias y ambiciones en este Mundial. Y no nos olvidamos, en sentido muy positivo, de reseñar presencias interesantes y muy meritorias como las de Islandia y Panamá, que han dejado fuera a otros combinados con más nombre y recorrido como Estados Unidos, Grecia o Rumanía.

Jugadores de Italia tras caer eliminados en la repesca para el Mundial de Rusia frente a Suecia.

También hacemos un largo recorrido por la historia del torneo desde que comenzara en 1930 en Uruguay y hasta el Mundial de Brasil, con los descalabros estrepitosos de la entonces vigente campeona -España- o el abultado resultado de Alemania sobre la selección amfitriona en las semifinales. Por en medio, merecen capítulo aparte Pelé, Beckenbauer, Cruyff o Maradona, así como hoy por hoy Neymar, Messi y Cristiano.

La selección española, con De Gea en la portería, tiene una nueva oportunidad para resarcirse de las últimas decepciones.

Y como no podía faltar en una revista que se llama como la nuestra, por supuesto, reseñamos quiénes son para nosotros los mejores porteros de este Mundial, con atención especial a figuras como De Gea, Lloris, Becker, Neuer o Ter Stegen.


(Podéis comprarse a través de nuestra plataforma on-line, por solo 4 euros y recibirla sin gastos de envío en vuestro domicilio).

¡Cuándo los porteros son decisivos!

Vuelta de las semifinales de la Champions en el Bernabéu. El Real Madrid partía con la ventaja del 1 a 2 de la ida cosechado en el feudo del Bayern de Múnich. Todo a favor. Primeros cinco minutos y gol de los alemanes para acercarse en la eliminatoria y a la final de Kiev. Poco después empata Benzema de buen remate -aunque sencillo y sin demasiado oposición- de cabeza en el segundo palo. Así llegan las cosas al descanso, con un cuadro bávaro achuchando, con más posesión pero sin demasiada pegada.

Es a la vuelta de los vestuarios cuando pasa algo inexplicable o difícil de creer. Thiago cede un balón a su guardameta que en un gesto técnico extrañísimo amaga con ir abajo y blocar pero en el último momento se da cuenta que el balón viene de un compañero y es entonces cuando con la pierna derecha, la menos natural en esa situación aunque la buena del portero, trata de llegar a la pelota. El gesto es absolutamente inconnexo y descoordinado, no toca la pelota que queda franca para que nuevamente Benzema la empuje a la red ante un intento inútil del central Hummels por tratar de poner solución a un error clamoroso y a la postre decisivo de su portero. Sven Ulreich, el guardameta del Bayern, que venía haciendo una buena campaña en sustitución del gran cancerbero aunque lesionado desde septiembre Manuel Neuer, se ve señalado por dicho error. Incluso en las semanas previas y gracias a buenas actuaciones tanto en Liga como en Copa se especulaba con la posibilidad de que pudiera ser incluido en la terna de tres porteros convocados para el Mundial. La magnitud del error es tal que probablemente quede descartado en favor de otros con más nombre y trayectoria como Leno, del Leverkusen, Trapp del PSG o Ter Stegen, del Barça, al margen de Neuer (que se confía en que llegará para jugar con el equipo nacional en Rusia este verano).

Keylor Navas fue decisivo en el partido de semifinales frente al Bayern. Su rendimiento desde su llegada al Madrid ha sido muy bueno.

En el otro lado, Keylor Navas realizaba un muy buen encuentro y aunque no conseguía evitar el empate a dos de los germanos a falta todavía de muchos minutos para el pitido final, realizó varias intervenciones de mérito que ayudaron a su equipo a llegar a la final de esta Champions League. La tercera consecutiva del Real Madrid, que de ganarla se convertiría en su 13a Copa de Europa. Su rival será el Liverpool, que también lo pasó muy mal en Roma para defender una abultada ventaja de la ida de 5 a 2. Se demostró nuevamente la trascendencia y peso específico de los porteros en el fútbol (algo que no siempre se ha valorado ni se valora como es debido).


También te pueden interesar:

Keylor Navas, ¿ha sido valorado como se merece?

El Espanyol es el primero que gana en el nuevo feudo del Atlético

 

El Espanyol es el primero que gana en el nuevo feudo del Atlético

El Espanyol iba en caída libre hacia un final de temporada bastante decepcionante, sin cumplir ni de lejos con las expectativas creadas hace un par de temporadas con la llegada de un magnate chino y la incorporación de varios jugadores que tenían que representar un salto cualitativo de la primera plantilla hacia objetivos más ambiciosos; léase, cercanos a plazas europeas.

Este invierno un amago del técnico Quique Sánchez Flores de saltar del barco en enero rumbo a la Premier, que ya conocía, causó alarma y sorpresa. Desde ese susto y a excepción de algún que otro buen resultado, el equipo deambulaba sin ritmo, apático, por la Liga, sin un patrón claro de juego en encuentros muy grises. Aburridos. Pero, a falta de pocos partidos, se decidió el cese del técnico y también del director deportivo en un giro inesperado y cuando todo el mundo creía que se llegaría así hasta el verano. Cambio en el banquillo y cambio también en el equipo. En tres partidos ha conseguido siete de nueve puntos posibles.

En el estadio del Atlético de Madrid, este pasado fin de semana dio toda una lección de buen fútbol, con apenas ningún patadón, con Darder en el centro del campo repartiendo juego, Melendo entre líneas y Baptistao y Gerard Moreno generando mucho peligro con abundancia de llegadas al área atlética. Cero a dos resultado final y resultado justo. El Espanyol fue netamente superior a los colchoneros que jugaron a la contra, agrupados en su propio campo y sin apenas pegada. Y eso que sobre el campo tenían a jugadores como Fernando Torres o Gameiro y en la parte medular a Koke o Thomas. Nombres y nivel como para haber ofrecido y propuesto algo más. El Atlético dio una de sus peores versiones, probablemente pensando más en la final de Europa League frente al Marsella que en estos últimos partidos de liga donde se juega la segunda o tercera plaza con su eterno rival, el Real Madrid.

Oblak, durante el calentamiento en un partido de esta temporada.

Oblak vio como los ‘periquitos’ perforaron su puerta en dos ocasiones, rompiendo su imbatibilidad en casa que se remontaba a mediados de enero. En el primero, el balón entra con la inestimable e imprescindible colaboración del central Savic, que desvía un disparo de Melendo a la red. El segundo es un recorte rápido de Baptistao que controla con la izquierda para engancharla con la derecha en un disparo seco, raso, difícil para el meta esloveno, que en cualquier caso en la primera mitad había realizado una gran estirada a tiro de Gerard, que envió al poste en una fantástica y muy exigente intervención.

Mal día para unos y bueno o muy bueno para otros, que pueden acabar la temporada con más esperanza y optimismo del que hace apenas tres semanas se podía presagiar. El equipo tiene más fútbol del que ha demostrado. O eso es lo que se está viendo en estos últimos encuentros.


También te pueden interesar:

Cillessen, un suplente de lujo

"El fútbol desde otro ángulo"